miércoles, 19 de junio de 2013

Tartaletas de txangurro "kasikeno"‏


Me encanta "Mi Blog de Pintxos", no es ningún secreto. La primera vez que lo leí entendí que había comenzado una relación de amor muy duradera. Casada con un vasco, aún recuerdo la emoción que me produjo mi primer paseo por la Parte Vieja de Donosti: esas barras llenas de maravillas en miniatura, la actividad frenética al otro lado de la barra, la variedad de vinos para copear... Desde entonces, hace ya unos diez años, los pintxos no faltan en casa, así que cuando dí con este maravilloso blog, supe que se convertiría en una de mis visitas virtuales obligadas. 


Esta receta que preparé para llevar el otro día a la cena de pintxos de mi hermana, es la que probablemente he hecho más veces de miblogdepintxos. Con ella he deleitado y engañado a familiares y amigos. Y es que nadie se imagina lo que estas tartaletas llevan. Aunque su creadora, Astrid, las llama tartaletas de txangurro "kasikeno" en casa son Tartaletas de Falso Txangurro. Con ellas me gustaría rendirle un pequeño homenaje por los buenos ratos que ha hecho pasar a nuestros paladares. Seguro que desde donde esté sigue deleitando con su arte culinario.

¡Y vamos con la receta!

Ingredientes para 16 tartaletas

  • 10-15 mejillones frescos, 1 lata de atún sin aceite, 10 langostinos, un chorrito de brandy o de vino dulce, mantequilla, pan rallado, unas tartaletas de ración (yo las compro en Mercadona)

Elaboración

Revisamos los mejillones por si hay alguno roto o abierto y lo desechamos. Luego también debemos desechar los que no se abran con el calor. Damos golpecitos con la parte no afilada del cuchillo para que se caigan los crustáceos que estén pegados a la concha y con un estropajo de acero repasamos un poquito. Damos un tirón con el cuchillo de los filamentos que aparecen entre sus dos valvas (conchas) y ¡listo!. Los metemos en una olla, los tapamos y esperamos unos minutos a que se abran.


Luego, en una picadora, ponemos los mejillones sin concha, los langostinos pelados y el atún. Lo picamos según os guste y añadimos el brandy o el vino dulce. 

Colocamos la pasta en las tartaletas, ponemos un poco de pan rallado, una poquito de mantequilla y ¡a gratinar unos 10 minutos!. No te pases con el gratinado para que no se resequen.

Aunque en la receta original añade los langostinos crudos, yo los puse cocidos.


Consejo

  • No tires el caldo de cocer los mejillones porque después de colarlo es genial para dar un toque arroces, salsas o pasta.

Artículo escrito por | Ángela Ruiz
Relacionado con | Noche de pintxos


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada